¿Cuánto ahorra tu empresa con un servicio de soporte especializado?

Mantener una empresa a la altura de las exigencias digitales actuales puede resultar increíblemente costoso.

Hacerse cargo de forma interna de la gestión informática de toda una organización, es una inversión a largo plazo, cambiante y a veces imprevisible. Con la rapidez con la que la tecnología evoluciona y las necesidades de las empresas y trabajadores cambian, hablamos de grandes costes inabarcables para pequeñas y medianas empresas. Y esto, muchas veces, termina convirtiéndose en un gran dilema en el que la organización debe elegir entre la actualización de sus sistemas y equipos informáticos o afrontar dificultades financieras.

La externalización de servicios informáticos se presenta como una de las mejores herramientas para que PYMEs y muchas otras empresas consigan la necesaria actualización digital sin afrontar dificultades económicas por ello.

En este artículo hablamos de aquellas inversiones que una empresa no necesita realizar al externalizar los servicios informáticos.

 

Departamentos internos especializados.

Una de las mayores ventajas financieras a la hora de externalizar el soporte informático, es el ahorro relacionado con la contratación de profesionales. Conseguir la misma cobertura de servicios en un departamento propio acarrea múltiples costes, mucho más elevados que la subcontratación externa.

Debemos tener en cuenta, no solo las nóminas, sino la formación constante para conseguir un equipo cualificado en las últimas tendencias y tecnologías. Equiparar el conocimiento técnico, con su preparación y diversidad de especialistas será siempre mucho más caro a corto y largo plazo que el servicio de soporte externo.

Inversión en infraestructura y tecnología.

De la misma forma que la contratación de una plantilla interna dispara los costes, lo es proporcionar la infraestructura para realizar este trabajo. La inversión en equipos informáticos, sistemas, software y otros posibles requerimientos que puedan surgir a cada PYME u organización, será siempre mayor si es ésta quien debe hacerse cargo de todo por sí sola. No hablamos solo de la compra de equipos o materiales, sino de la auditoría previa y estudio de necesidades y la instalación y mantenimiento de todo ello.

Cuando este servicio se externaliza, la empresa deja de necesitar una infraestructura tan compleja, ya que es su socio tecnológico quién se hace cargo de la gran mayoría de gestiones informáticas. Es en la empresa externa en quién recae la responsabilidad y obligación de mantener su propia infraestructura y equipos siempre actualizados y a la última, además de velar por la propia de la PYME.

Reducción del riesgo.

En esta ocasión, el ahorro viene de la mano del mantenimiento preventivo. Contar con ese socio informático que vela por la buena salud digital de la empresa evita que cualquier amenaza se convierta en un gasto inasumible. Desde prevenir ataques externos, hasta el mantenimiento de la buena salud de todos los equipos y sistemas, las incidencias se resuelven con agilidad y eficacia, sin acarrear gastos impredecibles y desproporcionados.

Cuando hablamos de riesgo, no solo debemos pensar en equipos de trabajo desactualizados o inutilizados por un mantenimiento erróneo. Existen otros grandes riesgos como la pérdida de bases de datos, documentos corporativos confidenciales o sistemas infectados por cualquier virus o malware, que generan pérdidas inmensas.

Mayor adaptación al cambio.

La velocidad a la que la tecnología cambia y evoluciona sobrepasa, en la gran mayoría de casos, las capacidades de muchas empresas por actualizarse. En demasiadas ocasiones, las empresas se desentienden de este factor, ignorando los riesgos que corren sus organizaciones por ello.

Conseguir esta agilidad para, no solo hacer frente a las novedades tecnológicas, sino poder sacar provecho de ellas, se traslada también al ámbito monetario. Contar con un equipo de técnicos especializados que vele por el estado de los sistemas informáticos de la empresa, proveerá a esta de la capacidad de adaptarse al cambio a un coste mucho menor que si tuviese que hacerlo por sí sola.

¿Y los costes?

Hemos hablado de diferentes situaciones críticas en las que los costes pueden dispararse de forma impredecible, pudiendo generar verdaderos desajustes presupuestarios para las empresas. Enfrentarse a situaciones de crisis en solitario, así como subsanar un problema será siempre mucho más costoso que la gestión preventiva.

Un servicio externalizado, si bien es un coste añadido para la empresa, se trata de un coste proporcional a sus necesidades, variable según las funciones contratadas y, sobre todo, un coste que genera un ahorro importante si evita problemas mayores.

Conclusiones:

Además del ahorro económico, una de las principales ventajas de la contratación de un servicio de soporte externalizado es la capacidad que gana la PYME o empresa para reorganizar sus inversiones. Tanto en tiempo y esfuerzo del equipo, como en el plano económico. La organización tendrá mayores recursos para dedicarse a áreas más relevantes de su negocio y actividades clave, desentendiéndose de todos los problemas informáticos que puedan surgir en el futuro.

 

Punt Sistemes, conectamos contigo.

Descubre todo lo que somos capaces de hacer por tu empresa. Cuidamos de tus sistemas informáticos, ofrecemos más de 25 años de experiencia como socio tecnológico de PYMEs. 

Mar, 23, 2021

  Blog

0

SHARE THIS